Meningitis

Meningepor Dr. Antonio Rodríguez Carrión

Se llama “meninge” a una piel muy fina y transparente que envuelve  y protege el cerebro y la médula espinal (ejemplo, si compramos una sesada, la fina piel que envuelve a los sesos es la “meninge”).  Se llama meningitis a la inflamación de las meninges y del líquido que las rodea (“líquido cefalorraquídeo” o “LCR”).

CAUSANTES DE LA MENINGITIS:

La meningitis casi siempre es causada por microbios (virus, bacterias, hongos, protozoos) y muy raramente por factores no infecciosos (cáncer, enfermedad de Behcet).  Las meningitis producidas por microbios pueden darse en cualquier edad, aunque es más frecuente en niños y jóvenes porque aún no han desarrollado suficientes defensas. Las causadas por virus son las más frecuentes, suelen ser benignas y curar por sí solas. Las meningitis producidas por bacterias (“meningitis bacterianas”) son más graves que las víricas y precisan de tratamiento rápido. En los meses más fríos aparecen el mayor número de casos, aunque puede aparecer en cualquier época.

La meningitis causadas por una bacteria llamada meningococo (“meningitis meningocócica”) son las más frecuentes dentro de las llamadas “meningitis bacterianas”.   Existen tres tipos de meningococos: el tipo A, el tipo B y el  tipo C.

BacteriasLa información que sigue está referida a la meningitis producida por el microbio llamado “MENINGOCOCO”, aunque los síntomas son los mismos  en los otros tipos de meningitis.

¿CÓMO SE CONTAGIA LA MENINGITIS?:

El meningococo es una bacteria muy frecuente en la garganta de personas de todas las edades, y sólo en muy en raras ocasiones se hace virulento y desarrolla la enfermedad.  El meningococo muere rápidamente fuera del cuerpo humano, por lo que sólo se transmite entre personas que tengan un contacto muy estrecho. Por lo tanto, los servicios higiénicos, las piscinas, los edificios y los centros de trabajo no son fuentes de contagio, pues el microbio sólo está en las personas que portan el microbio.

Si en el trabajo o en centro escolar aparece algún caso de meningitis meningocócica sólo es necesario dar antibióticos de forma preventiva a las personas muy cercanas al enfermo, pues los meningococos sólo se transmiten de una persona a otra por las gotitas de saliva que salen de la boca al hablar, estornudar, toser o al besarse.  El principal riesgo de contraer la infección lo tienen los familiares que conviven con el enfermo.

Periodo de incubación: desde  que se produce el contagio hasta que aparecen los síntomas pueden transcurrir entre 2 y 10 días, aunque lo más frecuente es de 3 a 4 días.

SÍNTOMAS DE LA MENINGITIS:

Suele comenzar como un simple dolor de garganta con algo de fiebre, pero rápidamente aparecen síntomas sospechosos de la enfermedad: fiebre elevada, decaimiento muy intenso, fuerte dolor de cabeza, vómitos, molestia con la luz y con los ruidos, rigidez del cuello, dolores musculares.  Aunque estos síntomas no aparecen todos a la vez, la persona con meningitis “se siente muy enferma” y los familiares notan que “se encuentra muy mal”. Un signo de mucha gravedad es la aparición rápida (en pocas horas) de manchitas de color rojo oscuro (“petequias”) en cualquier lugar del cuerpo.

PetequiasAnte síntomas sospechosos, como los referido anteriormente, se debe acudir al Centro de Salud, ya que es fundamental un diagnóstico y tratamiento rápidos.

¿SE PUEDE CURAR LA MENINGITIS?:

Sí, la mayoría de las personas que padecen una meningitis meningocócica quedan curadas totalmente después de un tratamiento adecuado en el hospital. Lo más importante es acudir rápidamente al médico si aparecen los síntomas ya descritos.

¿SE PUEDE PREVENIR?:

la destrucción preventiva de los meningococos de la garganta, mediante antibióticos,  sólo está indicado en las personas que hayan mantenido un contacto muy estrecho con un enfermo en los 10 días anteriores a la aparición de la enfermedad. Administrar antibióticos de forma “preventiva” sin estar indicado es más perjudicial que beneficioso, pues no existen microbios agresivos a los que destruir y, por otra parte, cualquier tipo de antibiótico puede ocasionar efectos adversos a quien los toma.

Es MUY IMPORTANTE saber que la prevención con antibióticos de las personas que han tenido contacto cercano con el enfermo no es efectiva en el 100 % de los casos.

VACUNA CONTRA LA MENINGITIS:

No existe ninguna vacuna que proteja contra todos los tipos de meningitis. Existe una vacuna que protege frente al meningococo del tipo C, pero no protege contra otros tipos de microbios causantes de meningitis. La protección no aparece hasta las 2 semanas de haberse administrado la vacuna, por lo que la vacunación nunca es urgente.

La vacunación masiva a los menores de 20 años que no están vacunados sólo está recomendada en circunstancias excepcionales, como son la aparición de brotes de esta enfermedad. Por encima de los 20 años es muy raro que aparezca la meningitis C, por lo que no está indicada a partir de esta edad.

VacunaciónEn Andalucía todos los niños menores de 13 años que están correctamente vacunados ya tienen puesta la vacuna contra la meningitis C.  Los comprendidos entre los 13 y los 20 años no están vacunados contra la meningitis C, por lo que en caso de brote epidémico (10 casos por cada 100.000 habitantes) las autoridades sanitarias pueden declarar la indicación de vacunación masiva de la población juvenil comprendida en ese tramo de edad y que no está vacunada contra la meningitis C.

REACCIONES ADVERSAS DE LA VACUNA CONTRA LA MENINGITIS C:

es muy raro la aparición de una reacción alérgica grave pero, por precaución, como en cualquier otro tipo de vacuna,  se debe permanecer unos treinta minutos en observación tras la administración de la vacuna.  Se debe comunicar al enfermero si se tiene constancia de haber tenido algún tipo de reacción alérgica con otro tipo de vacuna.

La inyección es indolora, aunque pasadas unas horas puede aparecen enrojecimiento, hinchazón y algo de dolor en el lugar de la inyección, que no tiene importancia. Puede tomarse paracetamol (Termalgín®, Efferalgán®, Gelocatil®, etc)..

Al cabo de 24 horas de la administración de la vacuna puede aparecer fiebre menor de 39º, dolor de cuello, molestias digestivas (náuseas o vómitos), dolores de cabeza, malestar, mareos y dolores musculares. Normalmente la recuperación es rápida pero se debe acudir al médico para asegurarse que es simplemente una reacción causada por la vacuna.

CONTRAINDICACIONES DE LA VACUNA DE LA MENINGITIS C:

No se ha comprobado que sea inofensiva en las embarazadas, por lo que éstas no deben vacunarse, salvo que haya un riesgo muy fundado de posible infección.  Como en cualquier otro tipo de vacuna, no debe administrarse en enfermedades infecciosas agudas o en procesos febriles.

¿SE PUEDE ADMINISTRAR LA VACUNA A PERSONAS QUE TOMAN ALGÚN TIPO DE MEDICACIÓN  O QUE SE ESTÁN EN TRATAMIENTO CON OTRAS VACUNAS?.

La vacuna contra la meningitis C se puede administrar aunque se esté tomando medicamentos.

Si coincide con la administración de otras vacunas debe consultarse con el enfermero.

Para finalizar, debemos recordar que hay muchos tipos de meningitis contra las cuales no hay todavía vacunas.  Aún en el caso de la meningitis C, la vacuna no es eficaz en el 100 %, por lo que SE PUEDE CONTRAER LA ENFERMEDAD A PESAR DE ESTAR VACUNADO O DE HABER TOMADO ANTIBIÓTICOS PREVENTIVOS, aunque el riesgo es mucho menor.

Ante síntomas sospechosos (fiebre con dolor de garganta acompañados de alguno de los siguientes síntomas: vómitos, rigidez de nuca, mal estado general, fuerte dolor de cabeza que se acentúa con la luz y ruidos,  manchitas de color rojo oscuro…) no dude en acudir al médico, aunque esté vacunado contra la meningitis o haya tomado antibióticos.