– El Tabaco y los Niños

Sesión 8

Actualmente hay 1.300 millones de fumadores en el mundo y cada año fallecen 5 millones de personas a causa del tabaco.  Si las presentes tendencias continúan invariables, unos 250 millones de niños actualmente vivos, morirán dentro de unos años como resultado del consumo de tabaco.

En España hay 12 millones de fumadores de los cuales  56.000 mueren cada año a consecuencia del tabaco. Además de estas 56.000 muertes anuales, cada vez más fumadores están abandonando el hábito de fumar, por lo que la clientela de las tabaqueras descendería peligrosamente si no se repone. Esto se traduce en que, en España, las tabaqueras necesitan incorporar cada año 170.000 jóvenes fumadores para reponer a las personas que han dejado de fumar y a las que han fallecido a causa del tabaco.

Un reciente estudio del Hospital Universitario Reina Sofía señala que los cordobeses comienzan a probar el tabaco entre los ocho y los once años de edad y, aunque muchas veces todo queda en un “experimento” o en un “probar”, se ha visto que 4 de cada 10 jóvenes entre 16 y 24 años terminan siendo fumadores diarios.  Si tenemos en cuenta que fumar no es algo necesario para vivir, y que las sensaciones que produce el primer pitillo no son nada placenteras. ¿por qué se empieza a fumar?.

Todo el mundo sabe por experiencia propia, o por haberlo observado en otros, que el primer cigarrillo no es agradable en absoluto, pues después de una calada, los gases y el alquitrán del humo del tabaco irritan los bronquios, ocasionando tos compulsiva y los amigos se desternillan de risa mientras el novato se pone morado, tiene ganas de vomitar y los ojos se le ponen llorosos y rojos… Entonces, ¿por qué se repite la experiencia?

Son varios los factores que influyen en la adquisición del hábito de fumar:

  1. En primer lugar está la influencia de la familia: está demostrado que cuando los padres o los hermanos mayores fuman, es mucho mayor la posibilidad de que los niños fumen en el futuro. Ello es muy fácil de explicar si tenemos en cuenta que en la primera infancia los padres y hermanos mayores son “modelo de conducta”, y si ellos fuman, no será tan malo como dicen.
  2. Los profesores y educadores tienen una gran influencia en la etapa escolar, pues son el modelo de conducta en los niños más mayorcitos. De ahí la gran importancia de que los profesores nunca fumen en presencia de los niños, ni dentro ni fuera de los centros escolares pues, ya digo, los niños los tienen como modelos a imitar.
  3. En la entrada a la adolescencia es el “grupo de amigos” o “pandilla”, así como los jóvenes más mayores, los referentes de conducta.  En esta edad muchas veces el empezar a fumar es la llave para entrar a formar parte de la pandilla de tal modo que el que no fuma queda fuera. Las tabaqueras, a través de la publicidad, han hecho creer a los adolescentes que fumar es indicativo de ser más adulto, más libre, más independiente, más alegre, más sociable, tener más capacidad de seducción, mayor  rendimiento deportivo, ser más aventurero y, en definitiva, el fumar da mejor imagen ante uno mismo y ante los demás.

Es evidente que en los primeros años de la vida hay factores que actúan de forma muy importante sobre la imagen que el niño se va haciendo sobre el acto de fumar. Ahora bien, es lógico pensar que la familia, los educadores y el grupo de amigos no son los únicos que determinan si un niño será fumador, pues todos sabemos que las tabaqueras se gastan tantos miles de millones de euros o de dólares en publicidad a favor de fumar.

¿Cuál es el papel de la publicidad en fomentar que los niños y adolescentes fumen?.

El papel de la publicidad en el hábito de fumar es tan importante que la ex directora general de la  Organización Mundial de la Salud, Dra. Gro Harlem Brundtland,  afirma que “el tabaquismo es una enfermedad contagiosa que mata cada año a millones de personas y cuyo agente transmisor es la publicidad”.   Efectivamente, la industria tabaquera utiliza la publicidad para lavar el cerebro y engañar a los niños y jóvenes para inducirlos a fumar. Pero también las tabaqueras utilizan la publicidad para engañar a los adultos y mantenerlos todos los tiempos posibles enganchados al tabaco o haciéndoles recaer si ya lo habían dejado.

– Algunas de las estrategias que utilizan las tabaqueras para captar a los niños y jóvenes:

Promoción de eventos deportivos. Todos podemos apreciar como las principales marcas de tabaco se anuncian en la ropa de los principales ídolos de la juventud, para que se vean en cualquier rincón del planeta. De este modo, los jóvenes asocian deporte con tabaco, cuando todo el mundo sabe que los deportistas no fuman. ¡Toda esta publicidad es un engaño!

Además de eventos deportivos, las tabaqueras patrocinan conciertos de música joven, viajes, concursos y regalos con la única finalidad de ir inculcando el nombre de sus marcas y que los jóvenes acepten que fumar es algo “normal” en nuestra vida.

El cine es otro soporte muy importante para la publicidad, haciendo fumar a las estrellas del cine para que los espectadores asocien el fumar con las cualidades que más admiran de sus ídolos. Se ha comprobado que en muchas escenas de las películas  los actores fuman muchísimo más que en las circunstancias reales de la vida fuera del cine para esas mismas escenas. Las tabaqueras pagan mucho dinero a los productores de cine para que se fume exageradamente en las películas.

Las tabaqueras dicen que toda empresa tiene derecho a dar a conocer las bondades de sus productos mediante la publicidad, y ellas pueden hacer lo mismo con el tabaco. Además, por otra parte, también argumentan que los ciudadanos son libres de fumar o no hacerlo, nadie les obliga a fumar.

Si alguna tabaquera dice que fumar es un acto libre del ciudadano estaría engañando con el mayor descaro y, especialmente, en el caso de niños y adolescentes, pues la industria tabaquera impide que llegue la información adecuada a los jóvenes mediante campañas de publicidad directa e indirecta, así como con patrocinios y regalos. Salvo las advertencias sanitarias que obligatoriamente llevan escritas las cajetillas, las tabaqueras ocultan las numerosas y graves consecuencias que fumar tiene para la salud y gastan miles de millones en inducir falsas “bondades del tabaco” (madurez, seducción, alegría de vivir, independencia, libertad… ).

Las tabaqueras no informan que la Organización Mundial de la Salud  ha demostrado que la nicotina es una droga y, por tanto, una vez que el fumador se ha afianzado en el consumo del tabaco, queda atrapado, “enganchado”, y ya ha perdido su libertad de decidir si fumar o no fumar cuando le dé la gana, pues una vez que se ha hecho adicto a la nicotina ya fuma por necesidad. El tabaco no da libertad a la juventud, sino que le da mal aliento, dientes amarillos, ahogo cuando hace ejercicio físico, arrugas y sequedad en la piel, el fumar en público es un acto insolidario ya que el humo que afecta a la salud de los demás y da un pésimo ejemplo a los niños y, repito, el fumador pierde libertad pues queda amarrado a una droga llamada nicotina.

¿Cómo prevenir que el tabaquismo pasivo en los niños y cómo prevenir que los jóvenes caigan en la trampa de fumar?

Hay que actuar en diversos niveles:

  1. En la familia: ya hemos comentado que los miembros mayores de la familia son un modelo para los niños pequeños, y si éstos ven que sus padres o hermanos fuman es lógico que acepten el fumar como algo “normal”, por mucho que se les advierta que fumar es malo para la salud.  Por tanto, es fundamental no fumar en presencia de los niños, ni dentro ni fuera de casa.
  2. En el colegio: aquí los “modelos de conducta” son los profesores, por lo que éstos deben ser conscientes de la responsabilidad moral que tienen y, por tanto, no deben fumar en presencia de niños.
  3. Personal sanitario: es personal sanitario es un “modelo de salud” para lo demás, ya sean niños o adultos y, por tanto, no es lógico que los sanitarios aconsejen no fumar y sin embargo haya sanitarios que fuman. Especialmente los pediatras y enfermeros, tanto en la consulta como en los colegios, son una pieza clave en la prevención del tabaquismo.
  4. Cumpliendo las leyes actualmente vigentes sobre tabaquismo, especialmente la prohibición de que los menores entre en bares u otros establecimientos donde esté permitido fumar y la prohibición de dar tabaco a los menores.

ACTIVIDADES:

  • Ejercicio de visualización: estando en un sitio tranquilo, sin que nadie ni nada le moleste, haga los ejercicios de relajación respiratoria ya comentados en otras sesiones. Una vez relajado, cierre los ojos y véase con la imaginación actuando como un no-fumador mientras ve algunos de sus programas favoritos por televisión. Véase sin cenicero, sin mechero y sin tabaco y, en su lugar, véase comiendo pipas o caramelos sin azúcar.
  • Ejercicio de economía: eche el dinero que se ahorra al no fumar en una botella de zumo. Transcurridos 15 días saque el dinero y cómprese un capricho.