¿Qué hacer ante una posible intoxicación por monóxido de carbono?

Por Dr. Antonio Rodríguez Carrión.

Monóxido de carbonoEl monóxido de carbono (CO) es un gas no irritante que no tiene color, ni sabor, ni olor, por lo que su presencia pasa desapercibida. Se produce en la combustión de madera, carbón y gas con pobre ventilación.

Numerosos casos de intoxicación por monóxido de carbono se producen en otoño-invierno, debido a la calefacción mediante braseros, chimeneas y estufas de gas en habitaciones con pobre ventilación; los incendios son también una importante fuente de monóxido de carbono. Es la primera causa de muerte por intoxicación es España.

Al monóxido de carbono se le llama el asesino silencioso o asesino invisible pues mata rápidamente sin que la víctima se dé cuenta (basta unos pocos minutos).

¿Cómo se produce la intoxicación por monóxido de carbono?

Cuando un combustible se quema en un ambiente con poco oxígeno (rescoldos de braseros, chimeneas con poco tiro, estufas de gas averiadas o sin comunicación con el exterior, tubos de escape de coches, incendios, etc.), se produce monóxido de carbono.

Al respirar, el monóxido de carbono pasa a los pulmones y de aquí a la sangre, donde se une intensamente a los glóbulos rojos, expulsando al oxígeno. La consecuencia es que los diferentes órganos del cuerpo (corazón, cerebro, riñones, etc.) no reciben oxígeno y mueren.

¿Cuáles son los síntomas?

a) Si la víctima está dormida, muere sin darse cuenta.

b) Si la víctima está despierta, los síntomas más frecuentes son:

  • Somnolencia.
  • Dolor de cabeza.
  • Sensación de falta de aire.
  • Náuseas o vómitos.
  • Mareos y pérdida de conocimiento.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de sospecha se basa en la aparición de los síntomas mencionados en una persona que se encuentra en una habitación poco ventilada que tiene encendida alguna estufa, brasero, chimenea, barbacoa, motor de gasolina o gasoil, etc.

El diagnóstico de confirmación se efectúa mediante determinación de monóxido de carbono en sangre.

¿Cómo actuar?

La intoxicación por monóxido de carbono es una emergencia médica.

Como en toda emergencia, hay que tener presente la sigla PAS: Proteger-Avisar-Socorrer, recordando que hay que actuar con rapidez pero sin perder la calma.

1º) Proteger:

Abrir inmediatamente todas las puertas y ventanas para que salga el monóxido de carbono acumulado, y de esta manera proteger a las víctimas y a los rescatadores.

Sacar a las víctimas del lugar del accidente.

2º) Avisar al Servicio de Emergencia (teléfono 112):

Identificarnos, exponer claramente lo ocurrido y contestar a las preguntas que hagan.

3º) Socorrer:

Lo principal es sacar a la víctima del lugar del accidente para, inmediatamente, ver si respira y tiene pulso. Aflojarle la ropa apretada (cuello, cinturón, sujetador, faja, etc.).

a) Si está en parada cardiorrespiratoria:

Realizar la reanimación cardiopulmonar.

b) Si respira y tiene pulso:

Acostar a la víctima sobre un lado (posición lateral de seguridad) para evitar que se atragante al caer la lengua hacia atrás o si aparecieran vómitos.

Abrigar a la víctima para que no pierda calor y mantenerla acostada en posición lateral de seguridad.

Evitar que se mueva para así disminuir sus necesidades de oxígeno.

Prevención de la intoxicación por monóxido de carbono

  • Dejar siempre buena ventilación en todo local donde haya cocinas o calefacción mediante combustible (carbón, leña, gas, gasolina, etc.).
  • No dejar motores de vehículos, de generadores de electricidad, o de cualquier otro tipo, encendidos de forma continua en garajes o similares, aunque las puertas y ventanas estén abiertas.
  • Utilizar detector de monóxido de carbono con alarma sonora en locales profesionales donde haya riesgo de acumulación de este gas.
  • Inspeccionar y limpiar el hollín de chimeneas y hornos a comienzos de cada invierno
  • Seguir las instrucciones de los fabricantes de aparatos que utilicen combustible.
  • No utilizar estufas o iluminación alimentadas con combustible en la habitación donde se duerme.