La cara oculta de la Sanidad Andaluza: 9ª Parte

En la Asamblea General del Movimiento Ciudadano Especialistas ¡YA! celebrada el pasado 17 de mayo,  se aprobó por unanimidad denunciar ante los medios de comunicación la cara oculta de la sanidad andaluza que este Movimiento Ciudadano ha ido descubriendo en los últimos 4 años, con motivo del trabajo de documentación realizado para sustentar sus demandas de mejoras sanitarias para Ubrique y la Sierra de Cádiz.

Ya se ha tratado de “Médicos, Enfermeros, Auxiliares y Celadores quemados”, del “Despilfarro en el  SAS”, de la “Privatización de la Sanidad Andaluza” y de “La cara oculta de las Encuestas de Satisfacción del SAS”. Hoy se aborda la “Masificación en las consultas del SAS”.

MASIFICACIÓN EN LAS CONSULTAS DEL SAS

  1. Servicio Andaluz de Salud, <<los usuarios manifiestan en la Encuesta de Satisfacción que su médico de cabecera le dedica 9´1  minutos de media en cada consulta>>. COMENTARIO: esta afirmación contrasta con los 5 minutos de intervalo que hay establecido entre cada cita,  a lo que hay que restar el tiempo que el médico invierte en quienes acuden sin cita como “urgentes” o “no demorables”.  ¿Cómo se explica que la Encuesta de Satisfacción diga que la media invertida en cada paciente es superior a 9 minutos si las citas se dan cada 5 minutos?
    (http://www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud/principal/noticia.asp?codcontenido=7712 )
  2. Dr. Bernabé Galán: <<Se dan citas cada 5 minutos, y además hay que intercalar entre medias a pacientes de otros facultativos que no se sustituyen, se dispone realmente de media de 3 minutos por enfermo, lo que genera prisas y supone una exposición de la salud del usuario a las equivocaciones de los profesionales>>.
    (http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=405218 )
  3. Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria:   <<La agenda de citas programadas de un médico de familia en Andalucía sólo le asigna un promedio de cinco minutos por cada paciente. En este mínimo periodo de tiempo, el médico deberá escuchar a su paciente, cumplimentar datos en la  historia clínica, realizar la exploración necesaria, revisar analíticas y pruebas complementarias, establecer un diagnóstico diferencial, rellenar formularios, cumplimentar la prescripción o aconsejar e informar, entre otras actuaciones y  procedimientos.
    Durante su jornada laboral, el médico atenderá a todos los pacientes que tienen cita previa, a las urgencias que se presenten y también a un número indeterminado de pacientes cuya cita no estaba programada y que deberán ser asistidos en cumplimiento del objetivo de “demora cero”>>.
    (http://www.samfyc.es/pdf/0204091.pdf  [Archivo PDF 111 KB])
  4. Diario Sur: <<La próxima vez que tenga cita con el profesional, lleve todo apuntado, no diga ni buenos días , no lo mire a la cara ,no respire y suelte todo . Eso sí, practique en su casa con el programa PASAPALABRA de cómo hablar rápido, rápido;  si no, pruebe llevar una grabadora , o MP3 , MP4 , y déle al play , luego grabe a su médico para analizar las prescripciones, sugerencias , tomas de medicamentos, derivaciones …>>
    http://blogs.diariosur.es/salud-divino-tesoro/2008/11/6/sres-consejeria-salud-junta-andalucia-como-logro-esto
  5. Francisco Javier Cantalejo Santos, Presidente del Sindicato Médico de Granada: <<Los médicos, por mucho que los políticos nos lo quieran hacer creer, no estamos en una cadena de producción donde el producto final son tornillos. Los médicos vemos enfermos, y aquí donde caben 2 no caben 3. Cada vez dedicamos más tiempo al ordenador, a recopilar datos, a cumplimentar códigos, o a subsanar los fallos de un sistema informático desastroso como es el DIRAYA,  y todo ello a costa del tiempo del enfermo>>.
  6. Sindicato Csi-Csif: <<Un número elevado de citados en una jornada de consulta, conlleva:  1- Una disminución del tiempo dedicado a cada paciente. 2- Menor capacidad de resolución de los problemas,  generando otras citas del mismo profesional. 3- Mayor uso de pruebas diagnósticas complementarias, como apoyo y ayuda, lo cual genera consultas a otros niveles. 4- Desencanto del usuario, debido al escaso tiempo de dedicación hacia su persona; disgusto hacia el sistema y sus profesionales; proclividad hacia la queja; aumento de las exigencias y malos tratos hacia el trabajador del sistema sanitario. 5- El profesional médico, y consecuentemente el de enfermería, sufren el estrés continuo como riesgo laboral, y día a día el aumento de su frustración ante la gran dificultad de conseguir objetivos que, unido a la falta de tiempo, actividades burocráticas, urgencias, avisos programados, urgencias domiciliarias, el uso de programas informáticos y pantalla de visualización de datos, (esto último, por sí mismo, está demostrado ser la causa de estrés, ansiedad y de producir afecciones tanto funcionales, orgánicas y psicológicas), como herramienta de trabajo en la casi totalidad de su jornada laboral, no es extraño que provoque un elevado número de profesionales con Síndrome del Trabajador  “quemado”) >>.
    http://www.csi-csif.es/andalucia/mod_sanidad-articleMC-sid-5712-mode-thread-order-0-thold-0.html
  7. Según se deduce de las manifestaciones de la Consejera de Salud de Andalucía en el Parlamento, la mayoría de la población andaluza mayor de 14 años adscrita al SAS (6.690.807 personas) está atendida por médicos de familia cuyo cupo supera el máximo de 1.500 personas por médico. – http://www.parlamentodeandalucia.es/webdinamica/portal-web-parlamento/pdf.do?tipodoc=diario&id=46173 (pág. 29 y sig.)
    COMENTARIO:
    teniendo en cuenta los 28.089 funcionarios andaluces que han elegido la asistencia sanitaria por el SAS (de un total  de 342.216  funcionarios, de los cuales 314.127 han preferido asistencia por Mutualidades), casi  4 millones de andaluces mayores de 14 años  están en consultas sobrecargadas de pacientes (consultas con más de 1.500 Tarjetas Individuales Sanitarias por médico).     (Ver archivos adjuntos con datos sobre los cupos médicos y funcionarios adscritos al SAS).
  8. Comisión Central de Deontología Médica: “Es contrario a la ética exigir a los médicos trabajar de manera habitual bajo una presión asistencial agobiante, sin poder dedicar un mínimo de tiempo a cada paciente, ni permitir el desarrollo de otros aspectos de su labor profesional necesarios para mantener y mejorar la calidad asistencial.  La falta de tiempo se puede traducir en una mayor prescripción de medicamentos o en la indicación de pruebas complementarias que se podrían evitar si hubiera más posibilidad de dialogar, informar y deliberar conjuntamente con el paciente”.

SOLUCIONES:

  1. Dr. Andrew Wilson: <<a mayor duración de las consultas existe una mayor atención a problemas psicosociales, menores tasas de prescripción, menor número de derivaciones, y mayor satisfacción del paciente>>.
    (Wilson, Andrew; Childs, Susan,  British Journal of General Practice, Volume 52, Number 485, December 2002 , pp. 1012-1020(9)
  2. Fernando Sánchez Martín, Secretario General de la FSP-UGT:  <<Garantizar un tiempo mínimo de diez minutos por paciente para los médicos de familia y de quince minutos para los pediatras. Para ello, es necesario limitar la carga asistencial a través de, primero, la reducción de las ratios hasta llegar a un máximo de un médico de familia y un DUE, diplomado universitario en enfermería, por cada 1.200 habitantes>>.
  3. Francisco Javier Cantalejo Santos, Presidente del Sindicato Médico de Granada:  <<queremos hacer propuestas anticrisis, pero sin afectar a la calidad asistencial. Podrían empezar, como en otras empresas, reduciendo cargos directivos que nada aportan a la asistencia al ciudadano;  suprimir los gastos de publicidad y autobombo que pagamos con nuestros impuestos; eliminar los gastos de dietas y convites de la ingente masa de palmeros que, de relleno, se desplazan a inaugurar (en ocasiones dos veces) cosas que parece que pagan de su bolsillo; a suprimir concursos de fotografía y similares; jornadas para promocionar la dieta mediterránea; aniversarios múltiples; aparatos novedosos que no se pueden utilizar durante meses por que no contratan a personal; obras de renovación de despachos directivos; encuestas de satisfacción sesgadas; viajes innecesarios; auditorías y asesorías varias…>>

Antonio Rodríguez Carrión, miembro del Consejo de Salud de Ubrique y portavoz del Movimiento Ciudadano ESPECIALISTAS ¡¡YA!!