Disfunción eréctil

Por Dr. Antonio Rodríguez Carrión.

¿Cómo se produce la erección del pene?

La erección del pene tiene lugar gracias a que estímulos nerviosos provocan la dilatación de las arterias del pene y ello facilita la entrada de gran cantidad de sangre dentro de los cuerpos cavernosos. A lo anterior se añade que las venas del pene no están dilatadas, por lo que la sangre no puede salir del pene, originando que éste se agrande y se ponga duro.

Cualquier circunstancia que al actuar sobre los nervios o sobre los vasos sanguíneos del pene dificulte la entrada de sangre dentro de los cuerpos cavernosos, o que facilite una rápida salida de esa sangre, provocará la disfunción eréctil (Ejemplos: la diabetes, accidentes con lesiones de los nervios del pene, etc.). A la inversa, cualquier circunstancia que facilite la entrada de sangre en el pene, o dificulte su salida, favorece la erección (Ejemplo: Viagra®).

Disfunción eréctilLa disfunción eréctil o impotencia es un trastorno caracterizado porque el pene es incapaz de comenzar, o de mantener, una erección el tiempo suficiente como para efectuar una relación sexual completa al menos en uno de cada tres intentos.

La impotencia afecta a cerca de 2 millones de españoles y su frecuencia aumenta con la edad: 2% a los 40 años, 15 % a los 60 años y 70 % a los 80 años. A pesar de ello y de la repercusión en la calidad de vida y autoestima de los hombres, con solución en la mayoría de los casos, las consultas al médico por este motivo es solo de 1 por cada 10 afectados.

Este problema normalmente se presenta como un hecho aislado, pero puede ir asociado a otras alteraciones sexuales, tóxicos (alcohol, tabaco, drogas), medicamentos (antihipertensivos, antidepresivos) y a enfermedades generales (diabetes, arteriosclerosis).

La disfunción eréctil puede presentarse como el primer signo de una enfermedad: isquemia miocárdica, diabetes, depresión.

¿Qué circunstancias causan o favorecen la disfunción eréctil?

  • Edad: es la causa más importante.
  • Colesterol elevado.
  • Diabetes.
  • Hipertensión.
  • Enfermedades de los vasos sanguíneos o de los nervios.
  • Ciertos medicamentos.
  • Alcohol.
  • Tabaco.
  • Alteraciones hormonales.
  • Enfermedad de La Peyronie.
  • Operaciones de próstata.
  • Alteraciones psicológicas: baja autoestima, estrés, ansiedad y depresión. Uno de cada 5 casos de impotencia es debido a causa psicológica; el resto es debido a causas orgánicas (diabetes, hipertensión, etc.).

¿Cómo se descubre la causa?

Descubrir el porqué se ha producido la disfunción eréctil es fundamental para poder aplicar un tratamiento correcto. Por ello, no se debe tomar ninguna sustancia contra la disfunción eréctil que no haya sido prescrita por un médico.

En primer lugar hay que descartar que haya alguna enfermedad de causa no psicológica. El médico pregunta sobre enfermedades o accidentes que haya tenido, así como medicamentos que toma y posibles hábitos perjudiciales (tabaco, alcohol, estupefacientes). Se explora si hay anomalías en los genitales (pene torcido, micropene), si existe disminución del deseo sexual o de la frecuencia coital y se efectúa análisis de las hormonas sexuales. El correcto funcionamiento de los vasos sanguíneos del pene se estudia mediante ecografía Doppler.

El estrés, la ansiedad y la depresión son causas frecuentes de disfunción eréctil por sí solas o asociadas a enfermedades orgánicas (diabetes, hipertensión, etc.), por lo que su diagnóstico es muy importante.

¿Cómo se trata?

Cuando la impotencia dura más de 3 meses, hay que acudir al médico.

Antes de tomar cualquier medicamento para la impotencia siempre hay que consultar con el médico para evitar empeoramiento de alguna enfermedad (angina de pecho) o posibles interacciones con otros medicamentos y efectos secundarios (bajadas de tensión, palpitaciones, alteraciones en la visión, dolor de cabeza).

Lo más importante es actuar sobre la causa (ansiedad, estrés, diabetes, sustituir medicamentos, etc.).

Los síntomas se tratan mediante medicamentos vasodilatadores, mecanismos de erección por vacío o por métodos quirúrgico:

A) Medicamentos vasodilatadores

Actúan impidiendo la acción de una sustancia llamada 5-fosfodiesterasa, lo cual facilita la dilatación de los vasos sanguíneos que llevan sangre al pene; al entrar más sangre se produce la erección y tiene mayor duración.

Los vasodilatadores no aumentan el deseo sexual ni, por sí solos, provocan la erección, sino que precisan la estimulación sexual.

No se debe tomar más de una dosis al día

No están indicados en mujeres ni en menores de 18 años.

Los medicamentos vasodilatadores en comprimidos más utilizados para tratar la impotencia son el sildenafilo (Viagra®), tadalafilo (Cialis®, vardenafilo (Levitra®, avanafil (Stendra®) y la apomorfina (Uprima®, Ixense®).

Cuando los fármacos en comprimidos están contraindicados o no han tenido éxito se utilizan medicamentos vasodilatadores autoinyectables: el paciente se inyecta el medicamento directamente en el pene mediante una aguja muy fina (no duele) y se produce una dilatación de los vasos sanguíneos que llevan sangre al pene, provocando la erección. Con esta técnica no hace falta estimulación sexual para lograr la erección, la cual se logra alrededor de los 10 minutos de haberse puesto la inyección y el efecto dura entre 30 y 60 minutos. No se debe poner más de una inyección en un día ni más de dos por semana. La técnica de autoinyección siempre debe ser enseñada por un médico.

B) Mecanismos de erección por vacío (bomba de vacío)

Consiste en introducir el pene en un tubo de plástico en el que se hace el vacío; ello facilita la entrada de sangre en el pene y provoca la erección. Seguidamente se coloca un anillo de goma en la base del pene para impedir que salga la sangre (este anillo debe retirarse a los 30 minutos).

Esta técnica debe ser enseñada siempre por un médico.

C) Métodos quirúrgicos: Implante de prótesis de pene (corporoplastia)

Glosario

Fosfodiesterasa 5: Sustancia que dificulta la erección del pene, por lo que los medicamentos que impiden su formación (por ej. Viagra®) facilitan la erección.

Arterias del pene: Vasos sanguíneos por donde la sangre llega al pene.

Corporoplastia (corporis=cuerpo; plastia=modelado) : Intervención quirúrgica consistente en colocar una prótesis en el pene para tratar la impotencia.

Cuerpos cavernosos del pene: Son dos columnas de tejido con estructura semejante a una esponja situadas a los largo del pene, las cuales se llenan de sangre durante la erección; ello hace que el pene aumente de tamaño y se ponga duro.

Disfunción: Anormal funcionamiento de un órgano (Ejemplo: disfunción cardíaca = anormalidad en el funcionamiento del corazón).

Eréctil: Capacidad de ponerse estirado, duro (músculos de la raíz del pelo, pezones, pene).

Flácido: Blando, se dobla fácilmente.

Impotencia: Falta de fuerza o de poder para hacer algo.

Libido: Deseo sexual.

Prótesis: Pieza o aparato utilizado para sustituir a un órgano o parte de él.

Venas del pene: Vasos sanguíneos por donde la sangre sale del pene.