Bodas de Plata: Primer Logro

Emilio Rubiales Villalobos
Miembro del Centro de Estudios Históricos de Andalucía (CEHA)

Es posible que Ubrique esté de “Bodas de Plata”,  y digo esto pues  algunas cuestiones que por necesidad demanda mi pueblo, aún conseguidas entonces, se hacen realidad 25 años después, y éstas aunque parcialmente sí, ya sí, pero que sí o sí, vamos que basta ya, ¡ESPECIALISTAS YA!.

Basta ya de engaños, mentiras y negativas sometidas y dirigidas por intereses partidistas que no sólo juegan con el sentimiento de las personas sino con su salud. Se van a hacer realidad por empeño y por co…,  reivindicando sin cesar su puesta en marcha, que no la eterna promesa incumplida menospreciadora del interés general, y que con el cambio no tuvieron las agallas de servir al pueblo lo que en su día se consiguió y puso en bandeja.

Entremos en detalle, el Partido Socialista de Andalucía, no los del –A, ni los del Puño que no se me escape un voto, ni los de la AP con buitre o sin él, ni los del PCA que cada vez juegan menos y no se a qué, ni los que vinieron de la FE ni la JONS que ahí bien se queden …jóns, reitero, el PSA consiguió para Ubrique un Hospital, sí un Hospital (acuerdo aprobado en sesión plenaria del Senado).

Tanto detalle de siglas no es más que una prueba demostrativa de todos aquellos partidos políticos (principalmente PSOE, PP y en segunda instancia IU y PA) que han ostentado parcelas de poder (bien a nivel nacional, autonómico o provincial) y se les tendría que caer la cara de vergüenza de no haber puesto en marcha este logro conseguido. No obstante, los gobernantes del 79 al 82 en mi pueblo consiguieron un centro de salud para Ubrique (el edificio actual), fue negativa de ellos su inauguración inmediata, pues quedó pendiente de hacer funcionar adecuadamente cada uno de los espacios físicos que se crearon, con sus distintas especialidades médicas, dentro de lo que por entonces fue un edificio moderno y pionero; y que no sólo supusiera un traslado de las prestaciones que el antiguo ambulatorio venía ofreciendo.

Pues bien, los posteriores gobernantes no solamente mandaron el hospital a la leche, y 15 años después con Pascual (no el de la leche) se fue a Villamartín, sino que en aras de un protagonismo propio e interesado inauguraron el centro de salud al 80% de su espacio, al 100% de su limpieza y al 40% para lo que se creó. Y un poco mejor, faltaría más, así está.

¡Ay de aquel Quijote que lo consiguió!,  que a su pueblo con la mirada sigue diciendo: hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho. Los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobre todo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia donde quiera que esté.

¡Ay de ese Quijote (pues quijote hay que ser de vez en cuando) que lo va a conseguir!, que aún se acuerda de la visita que un lejano 31 de diciembre  aquel Quijote le hizo en sus inicios de vínculo a Ubrique y que a esa fecha se remonta lo que manifiesto.

Quiero terminar este artículo con un homenaje a mi Francisca,  Dña. Francisca González Angulo (q.e.p.d.); relacionando esta mención con el motivo del artículo. Esta genial persona ni tan siquiera pudo fallecer donde nació, accidentalmente no lo hizo en su hospital sino en Villamartín, no pudo recibir especialidades médicas en su pueblo; se pegó toda su vida ofreciendo simpatía y dedicación a los que quería en su pueblo, en su plaza, en su C/ Botica. Ni ella se preocupó ni hubo políticos que le ofrecieran un viaje distinto (de disfrute me refiero) que los que hizo al hospital de Villamartín, quizás porque su voto lo tenía claro y definido y por consiguiente, no interesaba. No quiero ni pensar, cuantos años más hubieras durado contando con especialidades médicas más cercanas y cualificadas (sin menospreciar las que le ofrecieron) pero ten la completa seguridad que mientras tu corazón palpitó nos ofreciste cariño, amor y humanidad. Cada vez que salga de mi casa seguiré mirando a tu ventana y en tu recuerdo, un corazón más grande que su cuerpo, gratamente me obligará a no quitar la ilusión a mis niños que seguirán gritando aquello de Francisca….

ESPECIALISTAS YA, pues va a ser la primera realidad nacional de mi nación en mi pueblo,  dado que la defensa de los intereses de a quien representamos es nuestra razón de ser, y ahí siempre vamos a estar.

¡Viva Andalucía y Ubrique libre! En el ejercicio de la verdad y su encuentro está la libertad. Basta ya de engaños que el pueblo está harto ¡o no!