Especialistas médicos para Ubrique ·25¬

por Antonio Rodríguez Carrión, Presidente de la A.VV. “La Calzada”  
Como ya se ha informado en anteriores manifiestos, el pasado  4 de octubre se envió a Dª María Jesús Montero Cuadrado, Consejera de Salud de la Junta de Andalucía, un informe sobre la demanda de los ciudadanos de Ubrique justificando la necesidad de que especialistas médicos de Medicina Interna, Ginecología, Traumatología y Oftalmología pasen consulta en el centro de Salud de Ubrique.  Dado que el citado informe tiene una extensión de cuatro folios, hoy se leerá la mitad y en próximo manifiesto se leerá el resto.  El informe dice así:
 

Ubrique a 4 de octubre de 2.006   

 
Asociación de Vecinos, Consumidores y Usuarios “La Calzada”
Apartado de Correos
11600-UBRIQUE (Cádiz)     

Excma. Sra. Consejera de Salud de  la Junta de Andalucía
Avda de la Innovación s/n Edif. Arena, 1
41020-SEVILLA  
                       
  
Excma.  Sra.:

El pasado 13 de marzo, en la Asamblea de colectivos ubriqueños convocada por el Voluntariado de Cáritas para analizar “La Realidad de Ubrique”, se aprobó por unanimidad de los 15 colectivos presentes que la demanda de especialistas médicos para el Centro de Salud era la mayor prioridad, siendo la Asociación de Vecinos, Consumidores y Usuarios  “La Calzada” la entidad designada para la coordinación de esta demanda.

A pesar de que la población de Ubrique es de 17.360 habitantes y dista 30 km. (1 hora en autobús) del hospital comarcal más cercano, el Centro de Salud de Ubrique carece de las especialidades médicas relacionadas con las enfermedades más frecuentes, tales como Medicina Interna, Ginecología, Traumatología, Oftalmología, Dermatología, Psiquiatría, Urología, Otorrino, Cirugía, etc.  Ello contrasta con el hecho de que, desde hace muchos años, médicos de dichas especialidades sí vienen a Ubrique a pasar consulta, pero no a los afiliados a la Seguridad Social, que son la inmensa mayoría de la población, sino a los funcionarios del Estado afiliados a MUFACE e ISFAS.

El solicitar que vengan especialistas médicos a Ubrique para atender a los enfermos del Servicio Andaluz de Salud responde a una gran necesidad de los ubriqueños, especialmente de los ancianos, gran parte de los cuales viven en zonas de difícil acceso y alejadas de la estación de autobuses, lo cual les obliga  a bajar por empinadas cuestas, siendo especialmente dificultoso en invierno a tempranas horas de la mañana, con mucho frío, suelo resbaladizo,  y llueve o ventee.  Después de hacer paradas en las localidades de El Bosque y Prado del Rey, nuestros ancianos enfermos llegan a la estación de autobuses de Villamartín, la cual está a  2 km. del hospital comarcal, debiendo atravesar un gran espacio en descampado.

Quienes no conozcan ni sufran las circunstancias de muchos enfermos ubriqueños pueden pensar que los 30 km. que separan Ubrique de Villamartín supone menos de media hora de viaje, pero lo cierto y lo fijo es que desde que un enfermo sale desde El Poyetón, La cuestecilla de Castro, El Carril, El Algarrobal, La Ladera, El Caldereto, el Plan Parcial Uno, El Casco Antiguo o El Sacrificio hacia la estación de autobuses, tarda bastante más de hora y media en llegar al hospital de Villamartín; y después queda el regreso.

No solo los ancianos ubriqueños sufren en sus carnes la carencia de las especialidades médicas más frecuentes. Las familias con niños pequeños que deben ir al hospital, y tienen que levantar a los niños a hora muy temprana para dejarlos con un familiar o vecino mientras ellos van al hospital,  tienen también su calvario; además, no es lo mismo dejar a cargo de un familiar o de un vecino un niño durante una hora que durante toda una mañana. 

Los trabajadores en activo son otros de los grandes damnificados, pues hora no trabajada hora perdida, y dinero que deja de llevar a su casa.  Unas veces el trabajador va a los especialistas de Villamartín, Ronda o Jerez para sí mismo, pero las más de las veces lo hace acompañando a su esposa, hijos o padres, por lo que el absentismo laboral debido a la carencia de especialistas en Ubrique es muy elevado.

Las empresas del sector de la piel son otro sector ubriqueño gravemente perjudicado por la carencia de especialistas, pues debido a que muchas fases del trabajo se hacen en cadena, el absentismo laboral repercute grandemente en la productividad.

El pequeño comercio ubriqueño es otro de los damnificados, pues tienen que cerrar sus puertas durante toda la mañana, o toda la tarde, cuando tienen que salir de Ubrique, lo cual no ocurriría si viniesen los especialistas al Centro de Salud.

                                                                                                         
El Centro de Salud de Ubrique dispone de 12 despachos para consultas médicas, así como varios más para consulta de matrona, enfermeros, farmacéutico y veterinario.  Por la mañana están libres los tres despachos de los médicos que pasan consulta por la tarde.  Por la tarde pasan consulta tres médicos y los demás despachos están vacíos.  El despacho de la matrona está libre todos los viernes, mañana y tarde, pues ella se desplaza a otra localidad a pasar consulta.

Como la demanda de los ubriqueños es simplemente ser atendidos en Ubrique para toda consulta que en ese momento no requiera aparataje especial específico de un hospital, se deduce que hay sobrados despachos libres, tanto en horario de mañana como de tarde, para que la gran mayoría de las consultas puedan pasarse en el Centro de Salud de Ubrique. Los ubriqueños asumen que para pruebas diagnósticas o tratamientos que requieran aparataje especial es necesario desplazarse al Hospital o al Centro de Especialidades. 

El Concierto actualmente vigente entre el Servicio Andaluz de Salud y el Hospital de Villamartín, en el punto 3.13, contempla textualmente que “la atención en Consultas a los ciudadanos por parte de los facultativos del hospital concertado podrá ser prestada en los Centros de Salud del sistema Sanitario Público de Andalucía, cuando así se acuerde entre las partes, en base a las necesidades existentes”. Queda perfectamente claro que “las necesidades existentes” son más que patentes por el aval de 10.912 firmas individuales y por 340 entidades ubriqueñas que se han adherido a esta demanda ciudadana y que se le envían en el día de hoy en paquete postal.   Además, estas necesidades se manifiestan por las concentraciones ciudadanas que desde hace cinco meses se celebran de forma ininterrumpida cada semana y por la adhesión unánime del Pleno Municipal celebrado el pasado 25 de septiembre; por la firma de adhesión de los alcaldes de Villaluenga, Benaocaz y Ubrique,  y por los miles de desplazamientos que cada año realizan los ubriqueños al Hospital de Villamartín para consultas que perfectamente podrían haberse realizado en el Centro de Salud de Ubrique.

En Internet, www.especialistasya.com , se encuentran grabaciones en texto, audio y vídeo de las 21 concentraciones que han tenido lugar hasta la fecha, así como una amplia documentación de cartas al SAS, artículos de prensa, testimonios de ciudadanos, etc.

La escasez de especialistas médicos en Andalucía no afecta a la demanda de los ubriqueños, pues no hay que contratar nuevos especialistas, sino que serían los mismos que hay actualmente en el Hospital de Villamartín los que se desplazarían a Ubrique, tal como ya hace Medicina Interna. Por ejemplo, durante lunes, miércoles jueves y viernes el especialista no citaría en Villamartín a ningún vecino de Ubrique para Consulta Externa, sino que dedicaría el tiempo de consulta a los usuarios de los demás pueblos. A cambio, el martes no citaría a pacientes de las otras localidades sino que vendría al Centro de Salud de Ubrique.  Esto se haría cada semana, o cada 15 días, o con una frecuencia acorde con la demanda, tal como lo está haciendo actualmente Medicina Interna.

El hospital no se resentiría en su organización por desplazar al especialista a Ubrique, pues si el especialista se desplaza durante horario laboral sería durante el tiempo que tiene asignado a Consultas Externas para enfermos de Ubrique, y si lo hace fuera del horario laboral, en su tiempo libre, menos repercusión todavía (así lo hacen los especialistas que vienen a Ubrique para atender a los enfermos de MUFACE, y así lo hace, por ejemplo, el pediatra que desde el Centro de Salud de Ubrique se desplaza al Consultorio de Grazalema). 

Respecto a los gastos extras que supondría a la Consejería de Salud el que el Hospital de Villamartín desplace a sus especialistas a Ubrique, hay que tener presente que solo se gastaría el kilometraje y un incentivo adecuado a convenir con el especialista (tal como hace con el pediatra que desde el Centro de Salud de Ubrique se desplaza al Consultorio de Grazalema).  En realidad, la Consejería de Salud no tendría gasto alguno, sino todo lo contrario, ¡AHORRARÍA DINERO!, pues aunque la Consejería de Salud pague un complemento a la empresa del Hospital de Villamartín para que  los especialistas vengan a Ubrique, al final la Consejería de Salud ganaría mucho dinero gracias al ahorro en pruebas diagnósticas y en tratamientos, todo ello derivado de un más rápido diagnóstico y, por tanto, de un tratamiento más adecuado y más rápida curación de los enfermos, como claramente se ha demostrado en el estudio realizado  en los Centros de Salud de las localidades de Rota, Puerto Real y Chiclana  por la cátedra de Medicina Interna del Hospital Universitario de Puerto Real,  y que puede consultarse en Internet en la página  http://www.revistainvestigacion.pfizer.es/pages/conten/artics/secc/231r.htm”

 
 
En la próxima concentración se repartirá el resto del Informe.

¡SI SEGUIMOS LUCHANDO, LOS ESPECIALISTAS MUY PRONTO VENDRÁN A UBRIQUE!. 
¡TODOS LOS UBRIQUEÑOS DEBEN ARRIMAR EL HOMBRO!. 
¡LA UNIÓN HACE LA FUERZA!.

Hasta el próximo sábado, a las 12 de la mañana, en la Avenida de España, frente al Bar Cristina.