Carta al Colegio Médico de una Doctora explotada

Estimado Colegio Médico:

Siento en mi es mi obligación escribirles, para dar mis quejas sobre la forma de trabajar este verano.

Tengo 52 años y plaza en propiedad, va a ser en septiembre tres años, soy Doctora en Medicina y Cirugía, Médico de Familia por vía MIR, me he acreditado hace un año, soy tutora de residentes de medicina de familia y jamás me he sentido tan explotada, he pasado por momento de mucho trabajo, sustituciones y guardias sin llegar a sentirme mal, cansada y con riesgo a equivocarme.

Llevo 18 días de trabajo después de las vacaciones, trabajamos todos las mañanas de 8 a 15 horas, y hemos realizado además dos tarde en otro centro de salud de 15 a 20 horas para cumplir las horas de 37,5 semanales que estamos obligados a hacer, viendo pacientes de urgencias sin descanso. Según nuestro distrito se trataría de una jornada laboral normal.

No me da miedo el trabajo, porque me gusta, siempre he dicho que volvería a estudiar medicina, pero desde que entra el primer paciente, suspiro y pienso que aburrimiento otro día igual sin parar, 5 minutos por paciente, tengo que correr para que me dé tiempo de tomar café, que es lo que más deseo del día, ¿cómo es posible que piense eso?, me gustan los pacientes, me gusta ayudarlos, me gratifica hacerlos reír , escuchar y solucionar sus problemas , mejorar sus dolores, en fin todo ello de forma pausada, serena para poder atenderlos como se merecen.

Es terrorífico, de 11 médicos que somos en el CS, estamos 4 médico cubriendo a 6 compañeros que están de vacaciones más uno que está de baja, no hay ningún sustituto, la presión es muy grande, parece que no porque está todo muy organizado pero nuestro trabajo no consiste en poner tapones (sin despreciar a nada ni nadie) tenemos una gran responsabilidad, tenemos vidas humanas en nuestras manos y una gran presión asistencial, la misma llevada por menos de la mitad de los médicos más los desplazados por ser temporada estival.

No puedo quejarme más de palabra, necesito comunicar lo que me está pasando por escrito que queda constancia de la explotación que estamos viviendo y el maltrato con cara lavada que está sufriendo todo el personal sanitario.

Quiero transmitir con este escrito, que soy un medico sano, aun, tomando vitaminas para tener fuerza física y me gustaría que de alguna manera los compañeros del colegio médico hicieran de eco este escrito para que nuestro esfuerzo no pasara sin pena ni gloria y los político no se pusieran más medallas con su bien hacer, ni nos agradezcan con “cartitas” lo bien que nos portamos, que aumenten los puestos de trabajo y mejoren las condiciones laborales, porque no vale decir que la culpa es de Sevilla o del gobierno central, el cambiar esta en nosotros, en todos los que formamos la sanidad pública.

Atte. un saludo.

http://www.smedicocadiz.org/archivos_pdf/090813estimadocolegiomedico.pdf [Archivo PDF 100 KB]

Artículos relacionados