Tema 7: Cómo actuar ante un traumatismo

Por Dr. Antonio Rodríguez Carrión

Tema 7: Cómo actuar ante un traumatismoContusión es la lesión originada por caída o por golpe con un objeto duro, sin que exista rotura de la piel. Al tratarse de una lesión cerrada no existe riesgo de contaminación por microbios.

La gravedad de las contusiones es muy variable pues oscila desde un simple “chichón” a lesiones en órganos importantes (fracturas, hemorragias internas, etc.).

¿Cómo se clasifican las contusiones según el daño observado en la piel?

En orden creciente de importancia se clasifican en:

  1. Contusión simple: solo existe enrojecimiento de la piel.
  2. Equimosis (contusión de primer grado): Se rompen los pequeños vasos sanguíneos que hay en la dermis y se produce un acúmulo de sangre que apenas hace bulto (“cardenal”).
  3. Hematoma (contusión de segundo grado): La sangre se acumula en mayor cantidad y hace bulto en la piel (“chichón”). Por acción de la gravedad, la sangre puede bajar y el hematoma se observa en un lugar diferente a de la lesión. Las personas que toman medicamentos que afectan a la coagulación (por ejemplo, Sintrom®) son más propensos a tener hematomas ante pequeños golpes.
  4. Necrosis (contusión de tercer grado): Se produce muerte de la piel y de los tejidos situados debajo de ella.

¿Cuándo hay que sospechar que una contusión es grave?

Para evaluar la gravedad de un golpe se analizan diferentes factores:

  • Intensidad del golpe.
  • La zona del cuerpo que recibe el impacto.
  • Síntomas o signos.

Ejemplos: una patada de un niño pequeño sobre la pierna de un adulto no es sospechosa de gravedad. Una fuerte patada de un adulto sobre el vientre, el pecho o la cabeza hay que pensar en lesión grave por daño de algún órgano (hígado, pulmón, cerebro, etc.).

Signos de alarma:

  • Palidez intensa.
  • Mareos.
  • Tendencia al sueño.
  • Pérdida de conocimiento.
  • Dificultad para respirar.
  • Alteraciones en la visión.
  • Vómitos.
  • Hormiguillas o parálisis en algún miembro.
  • Hemorragia por algún orificio natural (oído, nariz, boca, etc.).

Accidente de tráfico

Como norma general, y debido al cinturón de seguridad y a la desaceleración, en todo accidente de tráfico cuya fuerza de impacto ha hecho saltar el airbag hay que sospechar posibles lesiones internas en los ocupantes, aunque apenas presenten molestias en un principio. Por ello, hay que estar en alerta hasta que los accidentados pasen a ser atendidos por los servicios sanitarios.

¿Qué hacer ante una contusión?

Como norma general, en contusiones pequeñas basta aplicar frío sobre la zona lesionada (hielo durante unos 10-15 minutos), elevar el miembro lesionado y reposo de la zona afectada. El hielo no debe estar en contacto directo con la piel, sino que se echa en una bolsa de plástico y ésta se envuelve en un paño húmedo. El frío provoca contracción de los vasos sanguíneos, lo cual evita el edema y disminuye el dolor.

En golpes fuertes hay que sospechar lesiones internas (fisuras o fracturas de huesos, rotura de órganos, etc.), por lo que hay que acudir a Urgencias.

No pinchar los hematomas para vaciarlos de sangre, pues se corre el riesgo de que se infecte.

Contusión en la cabeza: si el golpe es leve (un cosco) basta con aplicar frío durante 10-15 minutos. Si el golpe es más intenso y además de dolor causa mareos o pérdida de conciencia, vómitos, andar inestable, visión borrosa, pérdida de sangre por nariz u oídos, hay que acudir a un servicio de urgencias.

Ojo morado (“ojo a la funerala”): los golpes leves por encima de las cejas en traumatismos poco intensos (golpes con muebles o caídas durante el juego) suelen acompañarse de hematoma (“chichón”) muy llamativo; la sangre acumulada al cabo de 24 horas ha descendido y la zona que rodea al ojo aparece negro-morado. No suele tener importancia y en 10-14 días ha desaparecido. El tratamiento consiste, como en toda contusión leve, aplicar frío durante 10-15 minutos.

Si el golpe en la cabeza es debido a una caída desde cierta altura (taburete, árbol, andamio, etc.) o a un accidente de tráfico, hay que sospechar que pueda tener lesión en el cuello con afectación de la columna cervical, por lo que no se le debe doblar ni girar el cuello por ningún motivo.

Las complicaciones de los traumatismos en la cabeza pueden no aparecer de inmediato, por lo que la observación de aparición de síntomas debe efectuarse durante 24-48 horas (mareos, vómitos, disminución de la consciencia, alteraciones en la vista o en habla).

Signos de alarma en un bebé que ha sufrido un golpe en la cabeza

Es muy frecuente que un bebé sufra pequeños golpes en la cabeza al gatear, al comenzar a andar, etc. Normalmente le sale un pequeño chichón, llora durante unos minutos y después sigue jugando y comiendo con normalidad. Si el golpe es algo intenso y asusta, los signos de alarma que pueden aparecer en cualquier momento durante las 24-48 horas de producido el golpe son: llanto continuo, falta de apetito, irritabilidad o apatía, somnolencia, pérdida de conocimiento, convulsiones, vómitos persistentes, sangre por la nariz u oídos.

Contusión en el tórax: dolor y dificultad para respirar, pérdida de fuerzas, mareos y hasta pérdida de conocimiento son los síntomas que aparecen cuando se lesionan los órganos que hay en el tórax. Si hay asfixia, se coloca en posición semisentado. Si predominan los mareos, o hay pérdida de conocimiento, debe colocarse tendido boca arriba con los pies ligeramente más elevados que la cabeza, y abrigarlo.

Si el golpe es debido a accidente de tráfico o a una caída, siempre hay que sospechar que pueda tener lesión en la columna vertebral, por lo que debe no se le debe doblar la espalda ni el cuello por ningún motivo.

Contusión en la espalda: ante un golpe intenso en la espalda (caída desde una altura, accidente de tráfico) siempre hay que sospechar lesión de la columna vertebral, por lo que hay que evitar cualquier movimiento que suponga doblar o girar la columna de la víctima.

Contusión en el abdomen: ante un golpe intenso en el abdomen siempre hay que sospechar la posibilidad de rotura de alguna de las vísceras que contiene (bazo, hígado, riñón, etc.), lo cual se manifiesta por dolor y signos de hemorragia interna (palidez, sudor frío, mareos y hasta pérdida de conocimiento).

En ocasiones, un fuerte golpe en el vientre apenas presenta síntomas en un principio, a pesar de que se haya roto un vaso sanguíneo y esté produciendo una hemorragia; por ello, cualquier golpe intenso en el vientre, aunque la víctima se encuentre bien, debe ser valorada en un Servicio de Urgencias. Hasta que es atendida por los servicios sanitarios, hay que acostar a la víctima con los pies ligeramente más elevados que la cabeza y abrigarla. No darle nada de beber.

Contusión en las extremidades: los pequeños golpes en las extremidades que ocurren frecuentemente en la vida diaria, especialmente en niños, se manifiestan por dolor y enrojecimiento de la zona lesionada, a veces con un pequeño hematoma. El hematoma al principio es de color rojo-rosado; al cabo de 3-4 días es de color azulado; después pasa a amarillo-verdoso y al cabo de 10-14 días ha desaparecido.

Si tras un golpe existe gran dolor, o deformidad, o imposibilidad de mover alguna parte del miembro, hay que sospechar posible lesión de huesos, músculos, tendones, nervios o articulación. La actuación debe ser inmovilizar la zona tal como la encontramos, sin intentar enderezar si existiera deformación (¡peligro de cortar algún nervio o algún vaso sanguíneo!). Esta inmovilización debe abarcar las dos articulaciones más cercanas a la zona lesionada (por ejemplo, ante deformidad en el antebrazo, hay que inmovilizar también la muñeca y el codo).

Esguinces. Luxaciones. Fracturas

Esguince

Esguince es la separación momentánea de los huesos de una articulación que normalmente encajan entre sí.

¿Cómo se produce?

Se produce al forzar el movimiento de la articulación (Ejemplo: doblar el tobillo).

¿Cómo se manifiesta?

  • Tumefacción.
  • Imposibilidad de mover la articulación.
  • Dolor intenso que aumenta al intentar la movilización.
  • Enrojecimiento y aparición de cardenal o hematoma.

Primeros auxilios

  • Aplicar frío durante unos 10-15 minutos sobre la zona lesionada (por ej. hielo envuelto en paño húmedo).
  • Inmovilización de la zona lesionada mediante vendaje compresivo.
  • Mantener elevado el miembro lesionado.

Luxación o Dislocación

Es la separación permanente de los huesos de una articulación que normalmente encajan entre sí (en el esguince la separación no es permanente).

La luxación siempre se rompe la cápsula que rodea la articulación y suele ir asociada a rotura de ligamentos, músculos y vasos sanguíneos cercanos.

Las articulaciones que se dislocan con más facilidad son las de mayor movilidad (hombro, codo, mandíbula, cadera y rodilla).

¿Cuáles son las principales causas?

Las luxaciones se producen con más frecuencia por un traumatismo sobre zona distante a la articulación lesionada (traumatismo indirecto) que por un golpe directo sobre la articulación.

  • Caídas: La luxación de hombro suele ser ocasionado por caída sobre la mano (traumatismo indirecto).
  • Deportes.
  • Accidentes de tráfico.

¿Cómo se manifiesta?

  • Los síntomas son los mismos que en el esguince aunque en la luxación el dolor es muy intenso.
  • Se observa deformidad en la articulación (abombamiento o hundimiento).
  • La longitud de la extremidad está modificada (acortada o alargada).

Primeros auxilios

Igual que en las fracturas.

Fractura

Es la rotura de un hueso.

Tipos de fractura

  • Fractura abierta: El hueso fracturado rompe la piel.
  • Fractura cerrada: El hueso fracturado no rompe la piel.

¿Cuáles son las causas más frecuentes?

  • Accidentes de tráfico.
  • Caídas.
  • Accidentes de trabajo.

¿Cómo se manifiesta?

  • Dolor intenso que impide la movilización de la zona lesionada
  • Deformidad o acortamiento del miembro si hay desviación de los fragmentos
  • Inflamación y hematoma.

Fracturas en personas mayores

En personas mayores es frecuente que los huesos sean frágiles debido a la osteoporosis, lo cual puede originar fractura de cadera ante traumatismos tan pequeños que pueden pasar desapercibidos y solo se manifiesta por caída al suelo a veces sin dolor en la cadera o simplemente siente dolor en la rodilla. La sospecha surge ante la aparición de dolor al presionar profundamente en la nalga.

Primeros auxilios

  • No mover la zona de la fractura y así evitar que las puntas del hueso roto lesionen nervios, vasos sanguíneos, tendones, músculos y órganos cercanos. Si no hubiese más remedio que desplazar a una persona con posible fractura de columna, cadera o muslos hay que hacerlo agarrando el cinturón o la camisa por los hombros y arrastrando a la persona accidentada
  • Retirar anillos, pulseras, reloj, etc., en caso de lesión en el miembro superior.
  • Inmovilizar la zona lesionada, incluyendo las articulaciones cercanas y evitando movimientos bruscos. No intentar enderezar un miembro deforme; hay que inmovilizarlo en la posición en que se encuentre.

Si la fractura es en una extremidad, una vez inmovilizada se eleva unos 45º grados y se traslada la víctima a un Centro de Urgencias.

Fracturas abiertas: si es posible, limpiar la suciedad visible en la herida con suero o agua limpia a chorro (sin frotar), cubriendo seguidamente con gasa estéril.

Glosario

Articulación: zona de unión entre dos o más huesos (por ejemplo, rodilla, codo). La unión entre los huesos se consigue gracias a ligamentos y a la cápsula articular; cuando éstos se rompen, se origina la luxación.

Tumefacción (tumefacere = hinchar): hinchazón, aumento de volumen de una parte del cuerpo. Es un signo propio de la inflamación.

Imágenes

Primeros auxilios: inmovilización – http://4.bp.blogspot.com

Cómo inmovilizar cabeza y cuello con toallas enrolladas – http://medicinasubacuatica.galeon.com

Cómo inmovilizar una pierna – http://proteccioncivilpulpi.galeon.com

Cómo desplazar a un accidentado entre varias personas – http://2.bp.blogspot.com

Actuación ante una caída grave: conducta PAS (repaso) – http://image.slidesharecdn.com

Vídeos

Traumatismo cráneo encefálico niños

Esguince de tobillo

Fracturas