El reflujo gastroesofágico tratado en Radio Arcos

Reflujo gastroesofágicoNuevo programa en Radio Arcos con la colaboración del coordinador de la Escuela de Salud Especialistas ¡YA!, el Dr. Antonio Rodríguez Carrión, en el que comentaba para empezar el mismo sobre la conferencia realizada por el mismo hace unos días en la Iª Feria del Mayor Activo en IFECA en el que hablaba sobre los secretos de la salud y que tenía como título “Experiencia de vida: influencia de los profesionales sanitarios jubilados en la promoción de la salud de la localidad mediante la creación de una Escuela de Salud”.

Siguiendo con los temas del programa el Dr. Rodríguez Carrión nos comentaba la noticia sanitaria según la cual y según un estudio realizado por científicos del King’s College de Londres, en Reino Unido, un análisis de sangre podría diagnosticar rápidamente un ataque al corazón.

En el tema principal de los Minutos de Salud de Radio Arcos, se hablaba sobre el reflujo gastroesofágico. La palabra reflujo significa ir en contra de un flujo, en este caso, del flujo normal de los alimentos. Al ser tragados, los alimentos pasan de la boca a la garganta (faringe), luego al esófago y después al estómago. En el estómago, los alimentos se mezclan con los jugos gástricos, que entre otras cosas se componen de ácido (el cual es necesario para digerir las proteínas). Este ácido no daña al estómago porque el órgano produce una sustancia mucosa que lo protege de la acción del ácido clorhídrico; sin embargo, este mucus protector no es producido por el esófago, la faringe o la boca. Si los alimentos y el ácido del estómago regresan al esófago, producirán irritación y quemaduras. Cuando el esófago está constantemente irritado por el ácido del estómago, se presentan los síntomas del reflujo gastroesofágico: agruras (pirosis), tos crónica (que dura más de un mes), falta de aire (a causa de un broncoespasmo), dificultad para tragar (disfagia) y en los casos más graves, dolor al tragar (odinofagia) o dolor en el pecho que se puede extender al cuello y la mandíbula; este dolor se debe a inflamación del esófago (esofagitis) y puede ser fácilmente confundido con un infarto de corazón.

Es importante el diagnóstico precoz de esta enfermedad, debido al elevado riesgo asociado de desarrollar cáncer de esófago si no se recibe tratamiento oportuno, así como un aumento del riesgo de desarrollar cánceres en la cabeza y el cuello, y cáncer de pulmón.